Publicado en 24 noviembre, 2014 Por admin

Gobierno estudia regular el crowdfunding en Chile

Consejo Asesor para el Financiamiento de las Pymes y el Emprendimiento presentará informe en diciembre.

El Ministerio de Economía estudia regular la industria del crowdfunding en el país, en el marco de una estrategia global de financiamiento para la pequeña y mediana empresa y el emprendimiento, como parte de la Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento del gobierno. Un Consejo Asesor, compuesto por 19 actores del sector privado y público -guiados por la consultora Crowdfund Capital Advisors-, evalúa establecer reglas especiales, inspiradas en los modelos inglés y estadounidense, y distintas a un banco, compañías de seguros o corredoras de bolsas.

«Estamos mirando varios instrumentos de financiamiento colectivo, entre ellos el crowdfunding. Tuvimos una sesión especial hace tres semanas, donde se presentaron ideas para potenciar este instrumento. La Comisión va a emitir su informe en diciembre y el gobierno anunciará el detalle en enero de 2015», explica Tomás Cantero, jefe de la División de Empresas de Menor Tamaño, miembro del Consejo Asesor para el Financiamiento de las Pymes y el Emprendimiento.

A diferencia de otros países donde hace años está funcionando esta modalidad de captación de dinero y financiamiento, en Chile ha despegado hace pocos años sin que exista una regulación completa.

Gran Bretaña, EEUU y España han ido avanzado poco poco en las leyes. Mientras en Francia, Italia e Inglaterra no tienen barreras a las aportaciones de los inversores, En EEUU tienen un máximo de US$ 100.000 al año, cifra que en Alemania llega a los 100.000 euros en equity, pero no hay límites en préstamos ni recompensas.

El vicepresidente de Corfo, Eduardo Bitrán, mira con interés el apoyar este tipo de plataformas pero es necesario, simultáneamente, abordar las barreras regulatorias por la vía legal, «ya que las firmas que han incursionado en este rubro han tenido que enfrentar problemas judiciales, porque se les acusa de ingresar en el giro que está reservado por ley sólo para la banca». Si no se aborda, agrega, ocurrirá que «vamos a seguir manteniendo un sistema muy concentrado con impacto financiero de la Pyme, inhibiendo la innovación», puntualiza.

El despegue local

En Chile existen diversas alternativas de financiamiento colectivo, unas diez plataformas en todas sus formas.

El banco BBVA lanzó Suma, que busca dar visibilidad a proyectos de ONGs socialmente responsables, y Banco Bci cuenta con Daleimpulso, para brindar apoyo a emprendedores que buscan masificar un producto.

ProChile tiene su propia plataforma, Plan C, que se ha enfocado en apoyar iniciativas de crowdfunding de recompensa para empresas de menor tamaño, que se regula por la normativa vigente del comercio exterior, es decir, del Banco Central y de Aduanas. Por otro lado, en 2011 se lanzó Cumplo, de Nicolás Shea, la primera plataforma de créditos persona a persona en Latinoamérica, enfocada en la Pyme y con financiamiento a corto plazo. A noviembre de este año, ha financiado 879 créditos transando unos US$ 22 millones cubriendo sectores como residuos industriales, reforestación de terrenos, construcción y tecnología.

Otra modalidad es Broota, instrumento virtual de microfinanciamiento basado en participación accionaria de inversionistas, que permite el encuentro directo entre personas que buscan invertir en proyectos y emprendimientos para levantar capital. El plazo máximo es de 60 días.

Inittia y Fondeadora buscan fomentar la creatividad y la innovación. La primera, funciona como una vitrina de difusión y se caracteriza por formar redes de contactos entre emprendedores con ideas creativas y que generen impacto. La segunda, ayuda a cualquier emprendedor y cada uno define el monto que necesita y una fecha tope para recaudarlo.

De la mano de Start-up Chile, nació en Chile Urbankit, ex crowdplaces, para crear espacios urbanos sostenibles. A diferencia de otras plataformas, Lincipit, cuenta el co fundador, Simón Astaburuaga, entrega asesoría en la creación del proyecto, en cuanto a recompensas, metas y fechas, bajo el modelo todo o nada.

Con foco cultural

Si bien en nuestro país existen fondos concursables para el arte y la cultura, han surgido varias plataformas que apoyan a los creadores para buscar fondos a través de financiamiento colectivo. Por ejemplo, la argentina Idea.me, tiene alcance latinoamericano, y ya ha apoyado en 2014, con difusión y recaudación de fondos, a 350 proyectos a través de su web, en su mayoría, creativos.

La plataforma Suelten las lucas, ha apoyado documentales, obras patrimoniales y festivales de teatro artísticos, y se financia cobrando 6% de lo que se dona a las iniciativas.

Fuente: www.df.cl

Compartir ...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on TumblrEmail this to someone

Comments